Ibi

Ibi vivió 10 años en una casa con un dueño humano que le cuidaba y le quería, ambos se daban compañía y eran lo único que tenían en el mundo. Un día, su humano falleció, Ibi se quedó solo, triste, asustado….y la «familia, amigos, vecinos», decidieron llevarle a la perrera. Allí paso días en un rincón, aterrado, sin comer, con ojos de pánico sin entender por qué su amigo humano ya no estaba y por qué a él le habían arrancado de su casa y dejado allí. Por suerte ha podido salir y está en una casa acogido, los primeros días todo era miedo y no quería comer, pero poco a poco ha ido demostrando que es un gato encantador, ya ronronea, amasa con sus patitas y agradece cualquier cariño. Necesita un hogar tranquilo, alguien que le dé tiempo, paciencia y seguridad, Ibi no pide nada más, solo tener un humano que le quiera tanto como le quería el suyo.
Está en Talavera, tiene 10 años, para adoptarle: amibichos@gmail.com

Comparte